2008-02-23

Bienvenidos


Este blog es un punto de encuentro de los consultantes del I Ching de los Caminantes

Aquí se puede:
  • escribir sobre la propia experiencia con este I Ching o el I Ching tradicional,
  • opinar sobre algún hexagrama en particular,
  • compartir historias de vida relacionadas con esto,
  • enviar consultas o comentarios sobre el I Ching al autor (contestación condicionada por la disponibilidad de tiempo)
  • y... ¿por qué no? proponer otras interpretaciones a los hexagramas!!!

Respecto a las preguntas importantes

Lo que sigue es una respuesta dada el 9 de diciembre de 2014 a alguien que parecía desesperado por encontrar una solución a un problema serio. Debido a que cada tanto recibo estos pedidos de auxilio he decidido publicarlo en un lugar especial, tal como lo he hecho con respecto a los agradecimientos, ahora ya constantes, que recibo.
Tanto los pedidos de ayuda como los agradecimientos están demostrando que este I Ching de los Caminantes puede ser, y está siendo, sobrevalorado; esto no lo esperaba y no es deseable, así que espero que se comprenda bien lo que sigue:

Cuando escribí este I Ching no pensaba en la trascendencia que tendría para muchas personas. Lo pensé más como un juego en donde podría vislumbrarse ocasionalmente alguna luz. Por la misma razón, no acepto ningún tipo de pago por mis respuestas.... creo que el mensaje fundamental de este I Ching es que la respuesta ya reside dentro tuyo. Ahora, si estás en líos mayores, estos se dividen en externos e internos. En cada uno de esos campos hay quienes te pueden ayudar mejor: amigos, familiares... si son problemas de salud física o psicológica, tienes que considerar la ayuda profesional.
Lo siento, es que muchos me escriben también por privado buscando esa ayuda pero nadie te puede ayudar seriamente si no conoce a fondo tu problema, si no te conoce bien a vos... y sobre todo, tené cuidado con quienes te ofrecen tales ayudas a cambio de dinero. Sólo guiate por el afecto cuando buscás consejos importantes, vitales. Un consejo de tal naturaleza sólo puede provenir de quien te conoce y te quiere bien.

Agradecimientos

Queridos visitantes del I Ching de los Caminantes:

Constantemente, y desde hace años, recibo agradecimientos por vía privada y pública, y los recibo con gusto porque surgen del afecto de ustedes.

Viendo esto, y viendo que posiblemente esta tendencia continúe creciendo como lo está haciendo, he considerado lo siguiente:

Poner una página especial (ésta) para cuando sienten que quieren agradecerme. De esta forma será más ordenado para los lectores que buscan leer los comentarios de los hexagramas.
Por lo tanto, pueden escribirme aquí.

Pero si desean expresar su agradecimiento de otra manera, más contundente digamos, no será en lo económico, ni en reconocimiento, ni nada parecido; porque hay otra manera en que pueden darme el mejor de los regalos, si así lo sienten, y es de esta forma:

Ayuden a un animal que lo necesite, y háganmelo saber, aquí mismo (o no).

Esto va desde una ayuda directa de cualquier manera, desde pajaritos, gatos y perros hasta caballos, elefantes y ballenas, pero también puede ser una donación, por más mínima que sea, a los refugios o a las organizaciones que cuidan de los animales.

Este es el mejor regalo que me pueden hacer, de lejos.
Pero más importante aún, es un regalo que se harán ustedes mismos. Es algo que hará que vean a este I Ching y a cualquier otra ayuda que hayan buscado como menos importante, porque el asistir a los animales en su necesidad, a los animales que son la Naturaleza, les abrirá las puertas que sólo la compasión abre.

Entonces todos seremos un poco más felices, porque la felicidad de ellos es la felicidad de todos :)

Gracias
Marcial Galaxio

27 de Junio de 2014




Como buscar un hexagrama en este blog

1) Una lista completa de los hexagramas, en el orden de sucesión del I Ching de los Caminantes, se halla en los Archivos del Blog, en la barra lateral, el mes de Febrero de 2008.

2) Para buscar un hexagrama específico, basta con escribir el número binario del hexagrama en la barra superior de Blogger y cliqueando "Buscar Blog".
Esto hará aparecer directamente el hexagrama en cuestión. El número binario se obtiene suplantando una línea yin por un 0 y una línea yang por un 1.

Paso por paso:
Supongamos que hemos tirado las monedas en casa, y que nos salió este hexagrama:

En la barra de Blogger escribimos un "1" por cada línea entera y un "0" por cada línea partida, comenzando desde abajo:


Haciendo click en "buscar blog", aparecerá directamente el hexagrama que estamos buscando:



2) Para buscar directamente en Google, Yahoo o MSN:
Tipear: "caminantes 111100"
(no es bárbaro???)

Comentar, compartir o preguntar

De preferencia, escribir aquí los comentarios generales, experiencias que se quieran compartir, o preguntas al autor.
Para ello, click abajo en "comentarios"

Si se desea hacer un comentario sobre un hexagrama en particular, hacerlo en la entrada de ese hexagrama, no aquí.

000000- La Mujer en los Abismos de la Oscuridad




















Este es el primero de los "hexagramas puros": vemos a la Tierra, al Cielo y al Caminante plenos de la cualidad receptiva y profunda de lo femenino.
Femenino es el principio de la Creación, el vacío inmensurable donde todas las cosas transcurrirán. Femeninas también son la Tierra, la matriz, la Noche, la Muerte y también el sueño profundo. Sólo en el comienzo todos los caminos son posibles; esto no volverá a ser así hasta el final, que es otro principio.
Aquí vemos al Caminante Mujer sumida en la quietud de los Abismos de la Noche.
Cuando los obstáculos son invisibles, son también invencibles; por esta razón la actitud pasiva del Caminante, retratado aquí como una Mujer en medio de la oscuridad más absoluta de los Abismos, es correcta.
Cuando este hexagrama aparece en respuesta a una pregunta sobre el curso de acción a tomar, debe interpretarse que no debe darse ningún paso hasta no ver claramente la situación. Debe aprovecharse este momento para un completo fin del estado anterior de las cosas para emprender un camino totalmente nuevo.
Este hexagrama habla del principio del camino, que es también el final de todos los caminos anteriores. Para que todo comience nuevo y puro, nada del pasado debe sobrevivir, ni siquiera bajo la forma de los recuerdos.
Es el punto más lejano que uno puede estar de la meta; por lo tanto, también es el punto donde más energía acumulada debe poseerse.

Claves: Morir, nacer. Ser parte de la noche para recibir la energía. Trascender todo pasado.


000010- La Mujer en los Abismos de las Penumbras



La somnolencia. Inmóvil, la ilusión se apodera de su mente.
La visión confusa de los hechos es peor que no ver nada.
Los fantasmas de la noche no afectan al que está profundamente dormido, pero entremezclado con los sueños ellos pueden tener más fuerza que la misma realidad.
Cuando uno está débil es cuando más peligrosa se vuelve la ilusión. Los fantasmas, como los predadores de la Naturaleza, buscan víctimas débiles. Mucha atención en esto.
En toda ilusión hay algo de verdad; de hecho, lo ilusorio es la realidad falsificada, pero la presencia de lo ilusorio es siempre peligrosa. Por eso, la actitud de la Mujer es correcta al abstenerse de toda acción en un contexto en que la visión de los obstáculos es verdadera y falsa a la vez.


Claves: extrema atención, no confiar, esperar hasta estar completamente seguros, discernir con tranquilidad lo verdadero y lo falso.

000001-La Mujer en los Abismos del Destello



Por primera vez el Abismo revela su naturaleza ante los ojos de la Mujer, quien conoce así su verdadera situación. Pero esta revelación debe primero asentarse, por lo que la conducta de la Mujer, que permanece inmóvil acrecentando su percepción de las cosas, es correcta.
Cuanto más clara sea su visión del camino, más seguros serán sus pasos luego.
Uno no debe dar demasiados pasos basados en una sola visión fugaz.

Claves: La primera señal ha sido avizorada. Se puede emprender el camino ya, aunque aún mejor es esperar un poco más.

000011- La Mujer en los Abismos de la Luz



Este hexagrama trata de la primera mutación del Caminante, que va a transformar su pasividad en acción, debido a que ahora el camino es claramente visible. Sin embargo, aún no lo ha hecho, y permanece inmóvil cuando ya el caminar debería haber comenzado.
Cuando el camino es claramente visto, permanecer quieto es un gran desperdicio. Por otra parte, esta completa visión de las grandes dificultades representadas por los Abismos es lo que puede causar un cambio en el corazón del Caminante, quien pasará de la actitud pasiva a dar los primeros pasos en el camino.

Claves: El tiempo del descanso y la espera ha terminado. El camino comienza en el cielo, no en la tierra, porque sin luz no hay rumbo. La llegada de la luz es el principio de todos los caminos.

001000- El Dragón en los Abismos de la Oscuridad


















Vacila en medio de la mayor oscuridad. El Caminante es retratado como el Dragón, que es la imagen de la Magia pero también de la Ilusión y del juego; se encuentra solo en medio de la mayor oscuridad de los Abismos. Su delirio no puede afectar a nadie más que a él mismo, por lo que debe tener sumo cuidado.
La inestabilidad y el autoengaño son muy peligrosos cuando la oscuridad lo es todo alrededor. Debe cuidar de que su confuso estado interior no se apodere de sus actos.

Claves: La soledad es sólo para los que son firmes como la roca; a ellos les abre puertas desconocidas. Pero enloquece a los inmaduros y mata a los débiles.

001010- El Dragón en los Abismos de las Penumbras


La confusión exterior se refleja en la propia, potenciándolo. Es como un sonámbulo en la niebla fantasmal, dando tumbos en las profundidades, creyendo que está acompañado cuando en realidad está solo. Lo real se mezcla con lo irreal en la mente y el propio corazón. Cuando el Caminante es arrastrado por la energía del caos, puede contagiar ese estado a la Tierra, pero sólo por un instante.
Este no es un estado durable, si bien para aquel que se halla presa de las alucinaciones el tiempo también pierde sentido. Bajo estas circunstancias, la imposibilidad de actuar, representada por los Abismos, es una protección para el Caminante.



Claves: Debe preguntarse si se está claro internamente, si es el tiempo justo para actuar y si los obstáculos exteriores en realidad no lo están protegiendo a uno de las consecuencias de las propias vacilaciones.


001001- El Dragón en los Abismos del Destello




Vemos al Caminante vacilar aún habiendo visto el camino claramente; sus cambiantes emociones lo inmovilizan.
Como se halla en medio de los Abismos (obstáculos y demoras para la acción) aún dispone de cierto tiempo que debería de utilizar para equilibrarse interiormente.
Lo que se ve con los propios ojos es lo importante. Muchas veces lo que uno descubre está en contra del propio corazón, de las propias emociones o ideas previas, pero uno debe abandonar todo sentimiento confuso y conducta vacilante, atenerse sólo a los hechos tal cual son y moverse exclusivamente desde ahí.
Más tarde o más temprano, en todo camino existe el vislumbre de lo verdadero. Muchas veces esta visión de la realidad no está de acuerdo con todo lo que uno espera o piensa. Más aún, la vacilación es el estado natural de quienes están desconectados de la verdad. Por lo tanto, casi siempre una revelación súbita entra en colisión con el estado previo de duda, y uno tarda un tiempo antes de asumir las cosas. Tomarse ese tiempo es sumamente importante, y es sobre lo que trata este hexagrama.
Por lo tanto, esto es lo que se aconseja: atenerse a lo que se ha visto, abandonando todo lo que internamente se resiste a lo evidente. Al mismo tiempo, uno debe darse un tiempo para que esta realidad se afirme interiormente.


Claves: Asumir los hechos, acomodarse a la realidad cambiando lo que haya que cambiar dentro de uno, en forma inmediata.

001011-El Dragón en los Abismos de la Luz



En medio de grandes obstáculos, el Caminante sabe por dónde es la salida, pero sus sentimientos confusos inmovilizan sus pies. Moverse desde la propia clara percepción de los hechos es la respuesta. El Dragón representa al Caminante para quien su realidad interior es tan persistente y contundente como lo que ve con sus propios ojos. Aquí vemos al Cielo calmando el confuso corazón del Caminante Dragón con la percepción de la verdad. Ahora ve su situación real. El cambio de su corazón es el principio del fin de su prisión.

Claves: Es imperativo cambiar el estado interno y la conducta desde la comprensión de los hechos. Las dificultades se superan en base a la clara visión y estabilidad emocional.

000100-El Hombre en los Abismos de las Oscuridades




El ciego impulso embistiendo contra el mayor de los obstáculos... herir al abismo sólo lo acrecienta. La energía destructora enviada contra el vacío se vuelve contra sí misma. No es tiempo ni lugar para una conducta agresiva.
El Caminante Hombre, impulsivo y lleno de energía, se halla rodeado por las fuerzas de la oscuridad del Cielo y la Tierra; siendo la esencia del Abismo-Oscuridad lo femenino.
La energía masculina que se halla tan completamente rodeada por lo femenino, debe retirarse, apaciguándose. Ésa es su conducta natural.
Rodeado por la nada, sin amigos ni enemigos, ni caminos ni límites, el guerrero sólo puede embestir contra sí mismo

Claves: nada que hacer afuera. Contener los actos impulsivos redirigiendo la energía en forma creativa, comenzando por uno mismo.

000110-El Hombre en los Abismos de las Penumbras




Trata de perseguir un espejismo en medio de los más grandes abismos. Cuando la mente está confusa, la propia energía desatada hace la situación mucho más peligrosa, y en este caso, su protección son las paredes de su propia prisión.
A veces, aquello que nos saca la libertad de actuar también nos protege de las consecuencias de nuestros actos impremeditados. Esto es tanto más cierto cuando no estamos en contacto con la realidad, pero entonces no valoramos esto y podemos rebelarnos contra nuestra situación.
El Caminante cree que ve el camino, y sus ansias hacen que se estrelle contra las paredes de los Abismos una y otra vez. Si la cualidad de la Tierra no invade su corazón, pronto se agotará contra un enemigo invencible en estas circunstancias.

Claves: El entusiasmo sin claridad es un peligroso enemigo porque no lo parece. En estos casos, aquello que imposibilita la propia acción es un amigo, aunque tampoco lo parece.

000101- El Hombre en los Abismos del Destello
















La explosión interior ocurre en sintonía con una explosión exterior en medio de los Abismos. Cuando un individuo refleja la fuerza del Cielo puede producir transformaciones sobre la Tierra, pero estos cambios serán superficiales si no se profundizan o se recrean. Aquí tenemos al Caminante armónico con los tiempos del Cielo, pero en las difíciles circunstancias que se relacionan con los Abismos, cuya característica principal es la imposibilidad de actuar. Es como si un huracán se desatara dentro de una caja cerrada. Si dura poco, los obstáculos (las paredes del abismo) persistirán. Pero una sucesión de destellos hace la luz, y hallar el camino sí es el fin de los Abismos.
Si bien el curso de acción y la intensidad son correctos, lo que aquí se aconseja es la persistencia, el control del gasto de energías y la profundización de los cambios.

Claves: Ganar una batalla no es ganar la guerra. Uno debe recrear las victorias hasta asentar su situación. Todos los logros son, en último análisis, efímeros.

000111-El Hombre en los Abismos de la Luz
















Ha visto el camino, y posee una fuerte decisión interior; si bien los obstáculos aún persistirán en lo exterior, han comenzado a desvanecerse en lo interior. Este hexagrama nos relata cómo el Caminante ha comenzado por fin a vencer a los Abismos llevando primero la luz dentro de sus propios abismos interiores. Ahora que ha visto profundamente dentro de sí, su visión del mundo también se aclara. Cuando uno no puede derramar el exceso de energía, ella puede transmutarse en luz. El Caminante Hombre, impulsivo por naturaleza pero imposibilitado de actuar, finalmente ha seguido el camino dentro de sí, y allí encuentra la luz y cambia su corazón, lo que finalmente lo liberará de los Abismos exteriores.


Claves: transformación, vigilancia de uno mismo, sujeción, mirar más allá

001100-El Sabio en los Abismos de la Oscuridad



Como una estrella solitaria en medio de la noche más oscura, el Sabio deja que la oscuridad predomine en lo exterior, pero cuida que su mente se mantenga clara, sus emociones en paz y su cuerpo descansado. El sabe que sólo su luz interior podrá, llegado el momento, terminar con la oscuridad que le rodea.
Aquí vemos al Sabio en circunstancias obstructivas: el predominio de la Oscuridad en el Cielo y la Tierra. Tiene a su favor que la Oscuridad tiene una naturaleza pasiva, y no intentará apagarlo a él mismo.
El Caminante hallará la respuesta justa a los más difíciles retos de esta manera.
El Sabio sabe esperar los tiempos del Cielo; en este caso, espera la primera aurora.

Claves: Los obstáculos parecen imposibles de vencer, y realmente lo son. Sólo el tiempo puede derrotarlos; para eso, la paciencia y la sabiduría de saber esperar son fundamentales.

001110-El Sabio en los Abismos de las Penumbras




Los fantasmas y espejismos tientan al Caminante Sabio, pero éste mantiene su integridad anclado en la claridad de su sentir.
Aún los Sabios son tentados por los dioses de la Ilusión. Cuando esto pasa, ellos recurren a su corazón, y extienden desde allí la comprensión hasta su mente.
Muchas veces nosotros creemos ver claro respecto a un problema, pero a la vez sentimos que “algo está mal”; esta última sensación puede ser la verdadera, pero ¿cómo darnos cuenta? Este hexagrama nos habla de alguien imposibilitado de actuar, y ante quien los caminos aparecen confusamente.
En estas circunstancias, esperar por más luz mientras uno mantiene el equilibrio interior es lo aconsejable.
Aprender a reconocer la voz del corazón es una de las cosas más importantes. El Sabio no lo es por los conocimientos intelectuales sino por la profundidad de su percepción de lo exterior e interior.

Claves: Uno siempre debe oír al corazón, pero cuando la confusión se suma a las condiciones críticas, eso es prioritario.

001101-El Sabio en los Abismos del Destello




Cuando la verdad se revela de pronto, es bueno estar muy estable interiormente, ya que de otra manera, una gran inestabilidad puede seguir a esa visión. Aquí vemos que el Caminante Sabio está en paz, mirando los hechos revelarse sin ser afectado interiormente.
Aún esperará para actuar, pero el rumbo del camino y lo que debe de realizarse se han hecho repentinamente claros, y así los Abismos están a punto de ser vencidos para siempre.

Claves: Estar preparados para revelaciones súbitas e importantes. El fin de los problemas puede estar inesperadamente cerca.

001111-El Sabio en los Abismos de la Luz




Llegado el tiempo de la Luz, éste desciende a través de los Caminantes Sabios, y la naturaleza de la Tierra cambia para siempre. Aquí vemos al Cielo transmutar a los Abismos a través del Sabio. Esto anuncia el fin de las imposibilidades.

Aquí vemos al Caminante salir de los Abismos. La liberación de los Abismos significa también su transmutación; cuando alguien termina con las circunstancias opresivas, lo opresivo ha terminado.

En este hexagrama, la transmutación aún no está completa, el Sabio se halla aún en los Abismos, si bien en compañía del Cielo. Pero gracias a eso, todo está por cambiar.

Aquel que ve claramente tanto en lo externo como en lo interno, puede transformar en luz incluso la morada de lo oscuro.

Claves: Nada puede oponerse ante quien tiene la mente y el corazón unidos. Alguien así es como una brisa que atraviesa el corazón de las montañas.

100000- La Mujer en las Aguas de la Oscuridad



El Caminante se halla en una situación inestable, cambiante, en medio de una gran oscuridad: cualquier acción es peligrosa, el apartamiento atento es aconsejable.
A diferencia de los Abismos, donde uno puede estar a salvo simplemente permaneciendo quieto, aquí el peligro es activo, lo busca a uno, ya que las Aguas, como la confusión, son cosas inquietas e invasivas.
En esta situación la pasividad inerte puede ser tan incorrecta como una acción impulsiva. En estas condiciones es necesario cierto fluir, pero el mínimo indispensable. Podemos imaginar a alguien en una nave que se halla movida por las olas en una noche totalmente oscura: el navegante sólo hace lo necesario para mantenerse a flote, pero no dirige su nave hacia ninguna parte.
Cuando la combinación es de oscuridad total e inestabilidad, sobrevivir es ya un éxito.



Claves: Cuando los hechos se tornan inciertos alrededor, y uno está desprevenido, es mejor apartarse lo más posible y no iniciar ningún movimiento.


Imagen: http://www.shorpy.com/node/786

100010- La Mujer en las Aguas de las Penumbras


Rodeada por la inestabilidad total del Cielo y la Tierra, la pasividad del Caminante, retratado aquí como la Mujer, puede llevarlo a ser arrastrado por las circunstancias, pero también puede salvarlo. En este hexagrama vemos a la Mujer rodeada por una poderosa confusión, en estas condiciones, nada puede ser afirmado con total seguridad. Lo bueno de esto es que una actitud receptiva pero distante mantiene la integridad interior y no desgasta las propias energías; lo malo es que la fuerza del caos puede determinar las cosas exteriormente, de tal manera que terminen afectando el curso del Caminante. Si éste es el caso, se parecerá a la hoja seca arrastrada por el viento. Tanto las Aguas como las Penumbras son la expresión de la misma fuerza cósmica: el Caos, manifestándose en la Tierra y el Cielo. Es también el elemento Agua: una sucesión confusa de claridad y oscuridad, de fluir e inestabilidad. Ante la Penumbra-Agua no puede haber conducta segura, por lo que guardar la propia integridad mientras dura este estado de cosas ya es bastante. La Mujer, de naturaleza pasiva y receptiva, hará bien mientras se mantenga internamente impermeable.
El Caos del Cielo y la Tierra deben ser mantenidos afuera de uno mismo.


Claves: apartamiento interior, alerta, cuidarse de lo agitado.


100001- La Mujer en las Aguas del Destello
















El Caminante puede avizorar el rumbo correcto aún en circunstancias de gran confusión. Cuando esto sucede, debe armonizar su estado interior de acuerdo a lo percibido, a fin de cambiar el estado de cosas.
Aquí vemos al Caminante en una actitud pasiva enfrentando circunstancias cambiantes, pero ha tenido una visión clara de las cosas. Si bien esta visión no es permanente, debe actuar acorde a ella y comenzar a salir de su estado de inacción interior.
Lo exterior requiere ahora de acciones concretas, la apatía debe ser desterrada.

Claves: salir de la inmovilidad para enfrentar las situaciones complicadas con lo verdadero.


101000-El Dragón en las Aguas de la Oscuridad

















La Ilusión, apoyada en su reino, las Aguas, trata de tomar el Cielo por asalto.
No puede recriminársele: tal es su naturaleza.
El Caminante Dragón cruza las Aguas en medio de la oscuridad. Su temeridad surge de su propia ignorancia,
En verdad, la naturaleza de la Ilusión no es el completo engaño o la completa ceguera: la más perfecta ilusión es aquella que toma un resto de la verdad y la tergiversa. La alternancia de lo falso y lo verdadero es mucho más difícil de descubrir que la pura falsedad. La Ilusión trae alternativamente la Magia y el dolor. Mezcla lo negro y lo blanco, lo real con lo irreal. De ahí que el Dragón no sea ni hombre ni dios, ni hombre ni mujer, ni placer ni dolor, sino todas esas cosas a la vez.
En este hexagrama el Dragón se halla aliada con la Tierra, y en su supuesta omnipotencia cree poder vencer aún a la noche. No debería confundir la Magia que le es propia, y que momentáneamente puede parecer milagrosa, con poder verdadero. La Noche tiene un poder propio que debe ser respetado; es el Cielo mismo diciéndonos: es el quieto tiempo de mirar en lo profundo.

Claves: El valor que surge de la ignorancia no es verdadero valor sino autoengaño y exceso de confianza. Hay circunstancias favorables para todos, incluso para los insensatos, pero eso es efímero."


100011-La Mujer en las Aguas de la Luz














El Caminante avizora el rumbo correcto en circunstancias confusas, pero se muestra remiso a actuar.
Debe armonizar su estado interior de acuerdo a las circunstancias.
Aquí vemos al Caminante en una actitud excesivamente pasiva ante circunstancias cambiantes, si bien visibles.
Lo exterior requiere ahora de acciones cuidadosas, pero el Caminante, aún sabiendo estas cosas, no responde adecuadamente a las circunstancias, y esto puede conducir a error.

Claves: Ver los hechos hace responsable a uno. La conducta debe ser acorde a las circunstancias y libre de los obstáculos interiores.

101010- El Dragón en las Aguas de las Penumbras
















Este es el segundo de los "hexagramas puros", aquellos que tienen la misma cualidad en el Cielo, la Tierra y el Caminante.

En el Camino nunca volveremos a ver al Dragón tan dueño y señor de todo: su magia está por todas partes, inundándolo todo, fluidificándolo todo.

Son tiempos en que los milagros son cotidianos, pero también el dolor lo es.

Se ven dioses verdaderos al lado de los espejismos, se pisa un suelo de diamantes pero también la ciénaga.

"Todo es posible", parece cantarnos el Dragón, impulsándonos a seguirlo.

"La verdad es la mentira, la mentira es la verdad", sigue cantando, ¿quién podrá detenerlo?

No hay consejos que valgan, no hay acción correcta o incorrecta, porque todas las leyes han cesado y aún la Tierra se refleja en el Cielo - y el Cielo en la Tierra.

Sin embargo, respecto a seguir o renunciar a la Magia, no hay ambigüedad posible: para que la Magia sea uno debe estar por completo con ella, o los milagros no sucederán en absoluto.

No hay oro sin dolor, pero ¿a quien le importa?

En tiempos del Dragón, lo imposible ha sido desterrado del Universo.

Claves: Estos son los tiempos en que el oasis y el espejismo se hallan fundidos en una sola imagen; nadie sabe dónde está la verdad, dónde está la mentira. La Magia puede ser el dolor, el dolor puede ser la Magia. Nunca como en este caso se debe estar más atento.

101001- El Dragón en las Aguas del Destello




El Caminante Dragón transcurre por el milagro de ver.
El Dragón, el dios de la Ilusión, percibe la realidad y esto pone en peligro sus dominios.
Nada más peligroso para él que la verdad, porque ella significa su muerte. La visión fugaz del Destello tiene siempre un efecto aparentemente efímero, pero no por eso profundo: quien ha visto una verdad nunca más podrá cerrar los ojos ante ella. Sería como borrar todos los soles que hemos visto.
Si este hexagrama aparece en relación a un curso a tomar, debe interpretarse que lo que está delante de nuestros ojos es infinitamente más importante que nuestros deseos e ilusiones, y todos nuestros actos deberían estar firmemente sujetos a esa visión.

Claves: no es una buena señal dejarse llevar por sentimientos o circunstancias banales cuando se ha visto la realidad con los propios ojos.

100100-El Hombre en las Aguas de la Oscuridad


Este hexagrama nos habla de un estado de cosas peligroso : vemos al Caminante cegado pero presa de un gran impulso interior, en medio de las inquietas aguas.
Al grave problema que ya es de por sí el no poder ver el rumbo en una situación inestable, se añade el propio de no poder contener la tormenta interior.
¿ Que hacer en semejante caso ?
Los actos nacidos de la ignorancia siempre originan otros de igual naturaleza y atraen al dolor más tarde o temprano. Lo impulsivo no es bueno en medio de la oscuridad ni tampoco en circunstancias muy cambiantes; ¿qué decir cuando la oscuridad se presenta junto a la inestabilidad ? Esta combinación requiere de una gran plasticidad y adaptación continua.

Claves: Los obstáculos más difíciles son aquellos que no pueden verse; una acción impulsiva es muy peligrosa en estas circunstancias, es como un ciego corriendo sobre piedras resbalosas.


101011- El Dragón en las Aguas de la Luz




El Caminante, retratado aquí como alguien inconstante que viaja por lugares sumamente inestables, ve claramente el rumbo a seguir.

Esto nos remite a los tiempos en que debemos ocuparnos de cambiar todo lo que nos rodea y a nosotros mismos, a partir de una realidad incontrastable.

En este caso, parte de esa realidad es la inseguridad de nuestro sostén en la Tierra, que en este hexagrama se revela súbitamente al Caminante.

Cuando esa realidad revelada se asienta en la mente despojándola de sus delirios, es cuestión de tiempo que el propio corazón cambie también. La visión clara y un corazón estable son cosas imprescindibles para transformar o sortear las circunstancias más inseguras y cambiantes.

Claves: Cuando las tempestades exteriores se transladan al propio ser uno debe apoyarse firmemente en lo que conoce como verdadero. Reconocer la propia debilidad es el principio de la fortaleza.

100110- El Hombre en las Aguas de las Penumbras




El Caminante Hombre está rodeado por la energía del caos. Podemos imaginar esto como un impetuoso navegante en turbulentas aguas y cerrada niebla.
El caos es una energía que busca extender su cualidad a todo lo que le rodea. Aquí vemos caos celeste y terrestre tratando de arrastrar al Caminante que persiste vigorosamente en seguir su camino.
El Hombre representa el ordenamiento rígido, tanto en lo interior como en lo exterior. Esto es algo que puede ser muy favorable en ciertas circunstancias, pero muy desfavorable en otras, y éste es uno de esos casos.
La disciplina interior del Caminante debe mantenerse, pues será puesta a prueba más que nunca, pero su conducta exterior no debe reflejar esta rectitud interior; mas bien, debe ser extremadamente fluida y adaptable.

Claves: La conducta muy rígida no es apropiada para enfrentar lo cambiante. Se debe ser firme y a la vez adaptable, como cuando se cruza un torrente impredecible.

100101- El Hombre en las Aguas del Destello




Vemos al Caminante Hombre cruzando las aguas con su mente y corazón dirigidos hacia su meta, el Cielo lo ayuda, pero sus pies no están firmes.
Si bien el orden y la disciplina son cosas importantes a fin de lograr propósitos, también puede ser muy limitadora. Un camino no es sólo algo para ser caminado, sino también para ser visto, sentido, vivido.
Las Aguas, con su naturaleza inestable y siempre cambiante, nos enseñan que la plasticidad es tan importante como la disciplina. Aquí vemos a alguien muy focalizado siguiendo el rumbo de los fuertes vientos. Haría bien en recordar que aunque aparentemente todo marche perfecto, este estado de cosas puede cambiar de un momento a otro y uno debe estar preparado para tal evento. Las Aguas (las circunstancias) no son estables en absoluto, y nadie puede pretender un cabalgar ideal sobre un caballo indómito. Los buenos jinetes saben de la mezcla justa de mano firme y blanda que finalmente convierten a los caballos en amigos.

Claves: Cuando las circunstancias son difíciles de aprehender, es más importante que nunca mantenerse firmes mientras se esperan las señales del tiempo justo para actuar.

100111-El Hombre en las Aguas de la Luz




El Caminante Hombre sabe donde ir en medio de una situación cambiante y engañosa; sin embargo, todavía puede ser traicionado por sus emociones o su impulsividad, si éstos predominan sobre su clara visión.
Cuando uno está plenamente consciente de las circunstancias, debe dar los pasos acorde a ellas. La intensidad del sentimiento y la impulsividad que caracterizan al Caminante Hombre pueden o no dar un buen resultado; es una jugada arriesgada. Sin embargo, la acción acorde al real estado de cosas tiene mucho mejor pronóstico.
Una conducta muy rígida no es apropiada para una situación como la de las Aguas, siempre cambiante y que requiere de reflejos rápidos. Por otra parte, nada puede oponerse a la intensidad del corazón del Caminante Hombre si sus actos son guiados por la serena visión de las cosas.

Claves: Una clara visión con corazón decidido cruza las aguas; como una águila pescadora, conseguirá lo que quiere. Pero los sentimientos no deben regir a los ojos.

101100-El Sabio en las Aguas de la Oscuridad




La Tierra, bajo su aspecto dual de las Aguas, representa tanto el sostén como la inestabilidad. En verdad, todo puede esperarse de las Aguas: la paz de los lagos, las grandes olas de las tormentas, los hielos, el oasis, la ciénaga, los ríos impetuosos.
Aquí vemos al Caminante Sabio en medio de la noche, en un lugar muy inseguro.
Bajo esas condiciones toda acción es desaconsejable, pero tampoco se puede permanecer inmóvil, ya que las Aguas son la base inestable ante la cual se debe permanecer alerta.
Así entonces, el Sabio permanece seguro de sí, ya que su integridad será su única ancla verdadera. Atento a los sucesos de la Tierra (las circunstancias cambiantes) sabe que ahora es tiempo de acomodarse pasivamente a los sucesos que irán a buscarlo, y mientras tanto, concentra sus energías.

Claves: Actuar sólo lo imprescindible, porque hay cosas que uno ignora acerca de su propia situación. Lo primero es tratar de descubrir esas cosas ocultas, aunque se intuyan.

101110- El Sabio en las Aguas de las Penumbras




El espíritu del Caos rodea al Caminante luminoso.
En este hexagrama vemos a alguien claro que se halla inmerso en tiempos y circunstancias extremadamente cambiantes: el tiempo de la Ilusión, que son también los tiempos de los ensueños y espejismos.
Lo que se ve, puede ser real; lo que se pisa, puede desaparecer. Tal la ley de estos tiempos.
¿Cuál es la conducta del Sabio bajo estas circunstancias?
Permanece ìntegro, estable, firme, pero sin embargo, si las circunstancias extremas lo requieren, se puede tornar flexible, fluido, huidizo.
Estos son tiempos en que la Magia es posible, pero también el dolor.
Es fácil mantener el equilibrio sobre un bote en las olas, pero mantener la propia lucidez en presencia de espejismos y fantasmas que parecen reales es algo mucho más difícil.
Y lo mismo puede decirse cuando la paz interior se halla rodeada de un exceso de emotividad.
Puede uno acompañar a veces el gran vaivén de las olas, pero la sobrevivencia dependerá finalmente de no formar parte de ella.
Puede uno hablar y reír cortésmente con los fantasmas, siempre que no se los confunda con personas reales.
El Sabio, cuando habla con los locos, parece uno de ellos, y cuando nada entre las olas, no puede ser diferenciado del mar.
Y sin embargo, él pasa entero a través de locos, fantasmas y olas.

Claves: Nunca es más importante mantener la paz interior como cuando uno está inmerso en circunstancias confusas. Cuando nadie puede distinguir lo real de lo irreal es una gran responsabilidad permanecer interiormente claro, no sólo por uno mismo, sino por los demás.

101101-El Sabio en las Aguas del Destello




En este hexagrama, la verdad se revela ante el Caminante Sabio, que ha sabido llegar hasta este punto sorteando difíciles circunstancias.
Ahora que ha visto el rumbo correcto a seguir, es cuestión de tiempo que atraviese las Aguas exitosamente. Sin embargo, aún necesitará de más luz para seguir su camino.
El Sabio sabe que no debe tratar de cambiar la naturaleza de las circunstancias (la inestabilidad y ambigüedad de las Aguas) mientras no sea el momento. Se aconseja seguir el rumbo ya decidido, pero confirmarlo con otras visiones, y estar pronto para cambiar todo, si es necesario; tal la naturaleza inconstante de las Aguas.

Claves: complementar los hechos bien conocidos con las certezas interiores. El corazón tiene muy buenos ojos y sabe dónde pisar firme.

101111- El Sabio en las Aguas de la Luz




Esta es la segunda de las 4 grandes transmutaciones: aquí vemos al Sabio Caminante atravesando finalmente la región de las Aguas, o lo que es lo mismo, transmutando la Tierra del Agua en la Tierra del Viento.

En la práctica, esto significa que las condiciones exteriores caóticas son ordenadas por el consultante; es el tiempo justo para que él establezca la armonía en aquellos asuntos que le incumben. Ese ordenamiento será apropiado siempre y cuando sea aplicado impersonalmente y para bien de todos, no importando lo rígido o forzado que parezca.

Cuando el Caminante es acompañado por el Cielo de Luz (los "tiempos mágicos"), nada puede interponerse en su camino. Los otros 3 caminantes pueden causar transformaciones menores en sí mismos o también en la Tierra, pero en forma superficial y temporal. En cambio, durante los tiempos mágicos el Sabio no sólo se transforma a sí mismo, sino que a través de su transformación la Tierra entera se transmuta. Ésta es su tarea, y no otra.

Este hexagrama nos habla del fin del estado caótico de las cosas mediante la intervención de quien es vehículo de la claridad.

Claves: imponer orden en lo exterior, confiar plenamente en uno mismo, clarificar lo confuso definitivamente.

010000-La Mujer en los Vientos de la Oscuridad



















Inmóvil en medio de la oscuridad, la Mujer Caminante es azotada por intensos vientos: a veces las circunstancias nos empuja hacia lo desconocido.

Cuando esto pasa uno debe estar muy alerta, mas despierto que nunca; la inercia sólo nos esclavizará más a lo externo. Mantener una floja inmovilidad es convertirse en una hoja seca en la tormenta.

Sin embargo, una quietud meditativa, despierta, es muy, muy diferente. Si esta es la actitud del Caminante, trasladará a los sucesos que le rodean la calma y la profundidad de la Noche.

Esta es una diferencia muy sutil, que tiene que ver con dos clases de quietud: la inerme y la despierta. La quietud despierta, receptiva y profunda es el verdadero espíritu de lo femenino, porque tal estado es el marco de lo creativo. Cuando el Cielo se halla impregnado de esta energía y la Mujer Caminante deja pasar a través de sí este espíritu, afectará todo lo que le rodea, calmando incluso las tempestades o, lo que es lo mismo para ella, las cruzará indemne.

Claves: mantenerse pasivamente alerta, no dejarse arrastrar, transmitir calma.


010010- La Mujer en los Vientos de las Penumbras




Las Penumbras, que son la confusión, nunca son tan peligrosas como en las regiones del Viento; en esta impetuosa zona el frenesí empuja a sus habitantes en una dirección determinada. En momentos enardecidos, estar confuso es peor que estar ciego porque se puede pensar que se está viendo claramente, y esto puede conducir a cometer actos tremendamente erróneos. Sin embargo, en este hexagrama vemos a la Mujer Caminante a salvo de cometer torpezas porque se mantiene estable en tan insegura situación.

Vemos cómo ella se halla atenazada por los hechos que la empujan en una dirección y por la confusión de las ideas que la empujan hacia otra... ¿cuál debería ser la actitud correcta?

En momentos como éste, la calma y la paciencia de las madres puede ser la mejor consejera. Si es consciente de su confusión y espera que haya más luz antes de dar el siguiente paso, estará haciendo lo correcto.

Claves: estar obligados a actuar sin una clara visión es una situación muy indeseable. A toda costa debe tratarse de ganar tiempo.

010001-La Mujer en los Vientos del Destello




Rodeada por lo intempestivo, la Mujer Caminante se refugia en sí misma, pero quizás esto no sea suficiente.

Aquí vemos a lo femenino totalmente rodeado por la energía masculina dominante, agresiva y activa. Cuando lo masculino prepondera, los conflictos son inevitables. En medio de todo esto, la Mujer permanece como una isla, pero eso es un juego peligroso: el Cielo del Destello y la Tierra de los Vientos, unidos por su cualidad expansiva, buscarán invadirlo todo, incluso el corazón del Caminante. Cuando la energía masculina es excesiva, se torna muy destructiva, y ser receptivo a ella es igual que trasladar lo devastador hasta el propio corazón. Por ello, la mejor actitud es mantenerse atentamente impermeable, tal como una tortuga en la tormenta, que se oculta en su caparazón pero sigue mirándolo todo. Lo bueno de tiempos como éstos es que las revelaciones se suceden unas a otras, así que uno debe estar muy despierto para aprehenderlas.

Claves: apartarse, prepararse para lo inesperado, observar atentamente.

010011-La Mujer en los Vientos de la Luz




La Caminante Mujer conoce claramente su rumbo, pero está siendo forzada por los vientos, por lo que su inmovilidad se convierte en error.
A causa de los eventos que la fuerzan hacia cierto sentido, el Caminante se halla pasivo aunque plenamente consciente de lo que hay que hacer, tornando su actitud en una falta. Sin embargo, esto está por cambiar; la luz ejerce su acción sobre el secreto de las cosas, y pronto el Caminante transformará su actitud retomando el camino en la dirección correcta.
Cuando uno sabe muy bien lo que debe ser hecho, actúa espontáneamente porque eso es lo natural. Uno debe comprender cuál es la razón por la que se halla paralizado para liberarse de los bloqueos.
Es fácil enfrentar lo conflictivo con más conflicto, pero esa clase de energía se potencia cuanto más se la combate, y sólo desaparece definitivamente a través de la fluidez.

Claves: Desbloquear las causas internas de la inacción, porque es el tiempo justo de enfrentar las dificultades. No hacerlo puede ocasionar la pérdida de oportunidades únicas.

011000-El Dragón en los Vientos de la Oscuridad
















Tres espíritus distintos gobiernan al Cielo, a la Tierra y al Caminante: arriba prepondera lo femenino (la Oscuridad), abajo lo masculino (los Vientos) y en medio de ambos el Dragón, que juega interminablemente con ambas polaridades. ¿Qué significa esto? Pues que el Caminante realiza acciones contradictorias, obedeciendo ora a las circunstancias concretas, ora a la energía que lo circunda.
Cuando obedece a la Tierra desafía al Cielo y viceversa, pero el Caminante Dragón está feliz con este juego. Su retozar lo inmoviliza en el camino, pero a él no le importa.

Claves: Cuando confluyen energías muy diferentes entre sí el resultado inevitable es el caos. Tales circunstancias brindan a la vez oportunidades únicas y peligros desconocidos. Es importante mantenerse íntegro y equilibrado.


011010-El Dragón en los Vientos de las Penumbras




Uno de los cuatro hexagramas en los cuales el Caminante, en este caso la Maga-Dragón, se halla en armonía con el Cielo y transmite su energía a la Tierra.
Desde el reino de las Penumbras y la Niebla el Dragón interviene en la Tierra sometida a un vendaval; aparentará llevar calma, pero también confusión.
Durante los tiempos en que los hombres están sujetos a duras contigencias, una conducta ambigua y fluida da un respiro, sin embargo, es un juego peligroso donde la magia y el desastre van lado a lado.
Aquí el Caminante Dragón busca sortear las duras condiciones representadas por los Vientos contagiando a la Tierra su espíritu juguetón; debería reconsiderar sobre lo bueno y lo malo de esto.

Claves: Uno puede aliviar los tiempos difíciles comunicando alegría y creatividad, pero no se pueden lograr transformaciones duraderas sólo con eso. Es importante no estar solo.